Etiquetas

, , ,

Una noche un borrachín se dirige a su casa. Ve una farola y comienza a llamar:

– ¿Hay alguien?- dice impetuoso.

A su lado un señor le anima:

– ¡Sigue!, ¡sigue llamando que hay luz arriba!

Con este chiste nos ha hecho reír Carlos V.

Para los  bocadillos hemos utilizado  phrase.it

Anuncios